geisha o maiko de espaldas paseando por una calle a oscuras

¿QUIÉNES SON LAS GEISHAS?

La palabra geisha está compuesta en japonés por los kanji 芸 (arte) y 者 (persona). Elegante y refinada, la geisha es una mujer de entretenimiento cuyas habilidades incluyen:

  • Saber cómo representar una ceremonia del té.
  • Servir el sake con naturalidad y pasión.
  • Dominar el arte de las danzas tradicionales japonesas.
  • Saber cantar.
  • Ser capaz de tocar un instrumento de percusión, shamisen o shakuhachi.

Hoy en día en Japón todavía es posible admirar a las geishas, aunque esta profesión está desapareciendo poco a poco. En este artículo veremos lo que significa ser una geisha y los pasos que deben seguir para convertirse en unas de las mujeres mas misteriosas de la cultura japonesa.

La geisha y sus orígenes

En 1600 la geisha era una cortesana capaz de entretener a su audiencia con artes nobles. Aunque sea difícil de creer, la geisha, en ese momento, era representada por un hombre y no la de una mujer. Poco a poco las primeras mujeres comenzaron a practicar esta profesión y fueron teniendo cada vez más éxito. Fue entonces cuando la figura femenina en forma de Geisha se convirtió en un símbolo icónico de Japón.

En 1617, con el país bajo el mando de Tokugawa Hidetada, (el shōgun de aquellos años) se legalizó la prostitución y se empezó a confundir la figura de la geisha con la del juuyo. Estas eran prostitutas con licencia, cuyo trabajo se realizaba dentro de casas cerradas y burdeles. Nada de esto, sin embargo, tenía que ver con las geishas, que sólo después de muchos años pudieron reclamar su verdadero papel como acompañantes y amenizadoras de eventos.

Para distinguirse de las casas cerradas y burdeles, empezaron a surgir por todo el país distritos de casas de té llamados hanamachi. En dichos distritos las Geishas comenzaron a tener a su vez sus propias casas de té, llamadas Okiya.

La figura de la Geisha, sin embargo, nunca se desvió completamente de este prejuicio durante varios siglos. De hecho, los propios americanos, durante la Segunda Guerra Mundial, se convencieron a sí mismos de haber encontrado prostitutas de clase alta con el nombre de Geishas. Sin embargo, lo que encontraron fueron ejemplos de cómo se trataba a las mujeres en la civilización japonesa y, por lo tanto, ejemplos de mujeres emancipadas y “libres”.

Incluso hoy en día, en la sociedad moderna, mucha gente asocia esta figura con el antiguo juuyo, pero después de la Segunda Guerra Mundial el nombre de Geisha fue reconocido oficialmente como una mujer de entretenimiento en toda Asia.

¿Cómo convertirse en una Geisha?

Para convertirse en geisha los estudios deben comenzar a una edad muy temprana. En la antigüedad había niñas designadas para “convertirse” en geishas, en la mayoría de los casos, por razones económicas. Dichas niñas eran vendidas a los okiya. Dicho esto, la mayoría de las niñas que comenzaban esta formación eran y son hijas de geishas, libres de elegir su propio futuro.

El camino para convertirse en Geisha es muy largo: tienen que estudiar muchísimo antes de poder ser reconocidas inicialmente como maiko, una especie de paso previo a ser una verdadera Geisha. Todo el proceso sucede bajo la supervisión de Okaa-san (la madre de otro), que es la dueño de la okiya.

Como hemos dicho, antes de convertirse en geishas, las chicas deben estudiar para ser reconocidas como maiko. El camino se estructura en 3 fases de aprendizaje, donde se aprenden paso a paso todas las tareas que una maiko, una vez sea geisha, tendrá que llevar a cabo.

Etapas para convertirse en geisha

  1. La primera etapa, en la que las niñas se llaman shikomi, sirve para estructurar el carácter y se les dan tareas domésticas dentro de la okiya. Luego, con el consentimiento del okaa-san, aprenden a tocar el shamisen y el shakuhachi, a bailar y a servir té o bebidas alcohólicas como el sake. Finalmente, si la shikomi pasa la prueba final de baile, completa la primera fase de su aprendizaje y es promovida al rango de minrai.
  2. Una vez que se convierten en minrai, las chicas son absueltas de sus deberes domésticos y comienza su aprendizaje en los lugares de trabajo. Tienen que ayudar a su onee-san (hermana mayor, en otras palabras, la Geisha) directamente sobre el terreno y aprender a entretener a los clientes, jugar juegos y aprender a usar el kimono. Después de este corto período de alrededor de un mes, comienza la tercera y última fase del aprendizaje.
  3. En la tercera fase las chicas son promovidas a Maiko. Las maiko siguen a las geishas, ayudándolas en todas sus tareas. La geisha ayuda a la maiko a elegir su propio nombre artístico, el cual  debe contener una parte del nombre original. A partir de aquí la maiko puede empezar a pagar la deuda contraída con las casas de geishas (okiya), que hasta entonces se han hecho cargo de los gastos de sus estudios, alimentación y alojamiento.

Diferencias entre maiko y geisha

Ahora pasemos a las características que diferencian a una maiko de una geisha:

Una de las diferencias que distinguen a las maiko de las geishas es el kimono. Este es menos elaborado en el caso de las primeras y también menos costoso, aunque sigue siendo de clase alta.

Durante el primer año, una maiko solo puede ponerse pintalabios en la parte inferior del labio y solo después puede pintárselos por completo.

Las maikos tienen muchos adornos en el pelo y su cara se pinta de blanco de arriba a abajo, excluyendo únicamente la nuca.  A diferencia de maiko, las geishas llevan pelucas y no se pintan la cara a menos que haya una exposición programada.

Curiosidad

Las muñecas Kokeshi son un icono de la representación de las geishas en la cultura japonesa. Muy populares por su belleza, son artículos de colección para muchos japoneses. Pueden costar hasta miles de euros.

Power your creative ideas with pixel-perfect design and cutting-edge technology. Create your beautiful website with Zeen now.